21 de abril de 2011

CARTA DE UNA ASPIRANTE A INGRSAR, AL ISER

A través del presente mail quisiera informarles a los miembros del Centro de Estudiantes del Iser acerca de lo que sentí el día 30 de marzo, cuando tuve la entrevista personal con los profesores como parte de la última instancia para el ingreso a la carrera de Producción y Dirección de Radio y TV.

Quisiera dejar constancia que pese a no haber ingresado, entiendo los motivos por los cuales quizás no fue admitida, pero que disiento totalmente con la metodología empleada por los docentes. Creo que eso no fue una entrevista personal, ya que las preguntas formuladas poco hablaron de mi persona. Los errores principales que se me adjudicaron en el examen no los comprendo aun, y otros que había previsto, no me fueron preguntados.


En primer lugar se me preguntó acerca de la noticia que había redactado para la consigna radial, “una noticia actual para el panorama informativo de una radio AM”. Redacté la noticia brindada por la presidenta durante el discurso inaugural de las sesiones legislativas el 1 de marzo, la noticia era sobre la asignación universal por hijo para embarazadas. El profesor Cervantes empezó preguntándome porqué esa noticia no era actual ya que, según él dijo, “había pasado una semana”. Esto me sorprendió. Había repasado mis posibles equivocaciones y no imaginé que esa consigna estuviera mal. No obstante ello respondí que en el momento de instancia de examen (15 hs, 4 de marzo) pensé que esa era una noticia actual ya que aun suponiendo que habían pasado 2 o 3 días, creí que se evaluarían además la redacción, claridad y contenido de la información.

Y además no creí que fueran tan tajantes con respecto a la “actualidad” de la información, considerando que había sido bastante reciente. Sin embargo cuando planteé esto a los profesores, sostuvieron que habían pasado más días y que de todos modos tampoco era actual aunque hubieran pasado 2 días, y que respondiera “por qué”. Reconociendo la equivocación, fui aduciendo que no era actual ya que las AM tienen panoramas informativos cada una hora; en canales abiertos, asimismo, suele haber entre 3 y 4 noticieros y los diarios también ya habrían sacado esa noticia en sus anteriores ediciones. Sólo para el caso de una revista semanal o quincenal esa noticia no sería “vieja”.


Quiero decir, de todos modos, que el examen había sido aprobado y lo que se me estaba pidiendo era una reformulación de los errores, y no creo haber respondido erróneamente. Además los profesores asintieron ante las respuestas que fui dando.

Siguiendo con esa consigna comenté en la mesa que también, quizás, había tenido presente esa noticia el día del examen ya que había visto el discurso de CFK ese mismo día antes de rendir. A lo cual hubo una respuesta plagada de risas y “sorpresa”; me preguntaban si miraba a la presidenta para relajarme, ya que alguno de ellos no los relaja sino que les “pone los pelos de punta”.

Les respondí que no fue para relajarme, sino para cambiar un poco de tema luego de estudiar (¿qué más podía hacer? Mirar televisión y escuchar la radio también formaba parte del estudio!), además porque había hecho anuncios importantes que no había podido oír y porque suele brindar discursos plagados de datos que suelen ser disparadores para muchos temas de actualidad. De todos modos, las risas ante ese comentario me incomodaron.


Lo más llamativo para mi fue la segunda pregunta que se me hizo. Se me pidió que vuelva a responder una consigna del multiple choice: “Cuando tenés la entera libertad para componer una imagen, la composición dirías que es a) por diseño b) por disposición c) por selección?”

Ante esta pregunta me asombré también, puesto estaba completamente segura de haber chequeado mi respuesta después del examen y que había sido correcta. Les comuniqué esto, pero el prof. Cervantes me respondió que no, que la respuesta estaba equivocada y que me estaba brindando la oportunidad de contestarla bien. Pensé la respuesta y respondí “por diseño” a lo que Cervantes respondió “No. Eso respondiste acá y está mal”, creo que rápidamente repitió la pregunta y me pidió nuevamente una respuesta.

Ahora sí debo admitir, estaba nerviosa, no entendía cómo podía estar mal, le reiteré mi creencia de que la respuesta correcta era “por diseño”, me dijo que no y que eligiera entre las otras dos. No sé cuántas veces le pedí que me reiterara las opciones (una o dos veces) pero finalmente arriesgué “por disposición” ante lo cual creí oír un “Claaaaro” al unísono y señales de asentimiento y pedido de explicación, ante lo cual balbuceé “y porque uno dispone los elementos en la escena…” y sin terminar la respuesta un “Claro, claro”.


Estaba segura que la respuesta correcta era “por diseño” pero entendiendo que los profesores tienen más conocimientos que un aspirante, entonces yo debía estar equivocada. Eso me desconcertó bastante.

Cabe destacar, además, que la entrevista fue cerca de las 20.30, y yo estaba desde las 15 horas esperando. Claramente la situación provoca stress y nervios, uno está esperando una situación de evaluación en la que le pueden decir que podrá estudiar la carrera que eligió o le pueden negar el ingreso, y la institución tiene su prestigio y por ende, el título otorgado tiene una relevancia única.

Luego de esa instancia se dio la siguiente situación:

Prof.: Te gusta la música clásica?

Yo: mmm… No

Prof.: (tono tajantemente aseverativo) SE NOTA.

A lo cual no hubo ninguna aclaración, más que el desprecio en la respuesta (supongo que el “se nota” iba en alusión a su opinión respecto de mis justificaciones en la consigna de la evaluación de unir las bandas sonoras con las imágenes). Siguieron preguntándome qué clase de música me gustaba, respondí “ y… de todo un poco” y rápidamente Cervantes dijo “Te gusta Laura Sum por ejemplo?” (no sé cómo se escribe el apellido de esta cantante, búsquenlo en Google si quieren escucharla, a mi no me interesa) y le respondí que no, entonces me retrucó “Entonces no escuchas de todo” (cabe aclarar que dije que escuchaba “de todo”, y no “todo” y que no tengo porqué gustar de los mismos intereses musicales que el profesor Cervantes, por más excéntricos y originales que sean).

Luego siguieron algunas preguntas similares, correcciones innecesarias con tonos que califico como burlescos e irónicos. A las restantes preguntas no creo haber respondido erróneamente sino más bien nerviosamente pero adjudico esto a lo ocasionado por el tipo y modalidad de “entrevista” como a traspiés propios fruto de torpezas (como por ejemplo mencionar una novela de la cual no tenia información clara, sino tan solo comentarios de terceros, y encima equivocados) y del nerviosismo incipiente.


Lo curioso es que cuando llego a mi casa, muy conmocionada por la entrevista, corroboro que la respuesta “Por diseño” no estaba equivocada, tal lo expresa TEXTUALMENTE en la página 138 el libro de Millerson.

Creo que la entrevista no puede ser más que arbitraria, dado el cupo que tienen. Entiendo que la metodología sea conflictiva ya que la selección es un procedimiento dificultoso. Pero no entiendo si es necesario este tipo de trato hacia una persona que tan sólo aspira a ser estudiante.


No pretendo reclamar con esto mi incorporación al Instituto porque pude tener errores meritorios para no ingresar, pero no creo que sea un método válido la chicana y la burla, ni la presión para provocar mayor estrés en una persona que tan solo se presenta como Aspirante a Estudiante del ISER y se enfrenta ante profesores con carrera y con la autoridad para elegir quién entra y quién no.

Sé que en lo consecutivo de la entrevista cometí equivocaciones, pero luego de sentir una burla y una sacudida a lo que creía correcto, se me hizo difícil continuar con la prueba. No considero válido que me fuercen a responder una pregunta erróneamente por puro capricho del docente, si es que fue así... aunque me gustaría creer que el docente se equivocó.

Porque…. ¿Cuánto más puede sostener una respuesta alguien que tan solo aspira a ser estudiante si estando ante quien es el docente evaluador éste le señala su equivocación?? Si esa era una prueba para medir con cuanta seguridad mantenía mis creencias… acaso a qué límite debía llegar? Yo concebía poder estar equivocada, todos somos sujetos falibles y, por otro lado, había tres docentes señalándome mi error, entonces terminé asintiendo a una respuesta equivocada (“por disposición”) pero Millerson en el texto dice “Composición por diseño. Eso se da cuando se tiene entera libertad para componer la imagen”.

Y esa había sido mi primera respuesta en el examen, y en la repregunta durante la entrevista.


Otra cosa que me pregunto es cómo esto puede llamarse entrevista personal, no hubo una sola pregunta que sea acerca de mi persona, de mi visión del trabajo radial o televisivo. ¿Eso se llama entrevista personal? Creo que no lo es, creo que es un método repudiable para medir la capacidad de estrés de una persona; y puedo decir que he soportado situaciones de estrés, pero no esperaba la burla en una entrevista para lo que se supone es la carrera que uno quiere seguir y a donde va lleno de expectativas, luego de superar una evaluación también difícil.



Otra pregunta que me hago es ¿necesita un productor de radio o televisión ser amante de la música clásica? ¿Debo conocer los géneros de música clásica, distinguirlos y apreciarlos? Debo reconocer que no soy experta —ni cerca— en música clásica ni en pintura, y hubiera sido bueno conocerlo para superar esa prueba. Sin embargo, las emociones que cada obra me despertó fueron útiles para poder efectuar una relación que no sé qué resultado final tuvo. Intenté justificar las relaciones con mis emociones, sin manejar el lenguaje de la pintura ni de la música clásica (sí escucho otra gran variedad de estilos musicales).

No figuraban entre las consignas estos “estudios”, de saberlo me hubiera interiorizado. Desafortunadamente, cursé un secundario contable, aprobé algunas materias (8) de la carrera de Cs. De la comunicación y otras tantas de la carrera de Filosofía y jamás me topé con estudios artísticos, ni musicales, de haber sabido que lo requerían para el ingreso a la carrera, los hubiera cursado.

Sin embargo, eso no se me preguntó, no se me preguntó si tuve algún tipo de acercamiento a estas disciplinas, simplemente existió un “se nota”, y una burla a mi pronunciación de “Vangelis”, un compositor griego conocido por interpretar “Carrozas de fuego” y a quien cité cuando me preguntaron si jamás había oído música clásica: “alguna vez escuché Vangelis porque mi papá lo ponía de chica para dormir”.

El prof. Cervantes me corrigió la pronunciación nuevamente de modo tajante y luego oí algún comentario del tipo “ni siquiera eso es música clásica” ¿Debe un productor ser aficionado a la música clásica? ¿Saber la pronunciación de todos los nombres de todos los cantantes? ¿Conocer lo mismo que sus evaluadores? ¿O simplemente se ensañan para tener fácilmente más eliminados mediante la implementación de la chicana nerviosa?


Estudié en dos facultades estatales, siempre apuesto a la educación pública, al Estado, a la reconstrucción y a la valoración de las instituciones. No puedo entender cómo estos métodos son aceptados en una institución pública. Cómo una institución pública se precia de tener un régimen estricto de ingreso avalando ese método, y creo que eso tan solo sucede porque no se toma cabal conciencia de lo que implica. Del modelo que representan y de los valores que transmiten. Creo que a lo largo de los años deben haber devenido en este tipo de entrevistas por necesidad del puesto que ocupan, de tener que eliminar a tantas personas, pero no creo que elijan conscientemente esa metodología. Una vez que se consigue desestabilizar al entrevistado, cualquier pregunta siguiente va estar bañada por un mar de dudas, de incertidumbre en lo que se dijo, porque lo que se creía seguro fue cuestionado y luego refutado. Y seguramente sea más fácil “eliminar” a una persona que sale sabiéndose insegura de todo lo que dijo.

Y no pretendo izar la bandera de la injusticia. Reconozco que tuve equivocaciones, que quizás debería ser capaz de soportar condiciones semejantes de estrés ya que la profesión lo requerirá probablemente en un futuro; pero no entiendo cómo esperan que tan solo contando con la aspiración de poder estudiar para productor uno ya pueda tolerar tanta presión y nervios por parte de los mismos evaluadores que pueden eliminarte, sumándose a dicha prueba de nervios, las burlas e ironías como aditivo.

No creo que eso haya sido una entrevista personal. Definitivamente no concibo que este método esté avalado como entrevista personal; a la cosas por su nombre. Quieren medir los nervios y tolerancia de una persona, eso sí. Los métodos que usan son los correctos? Eso no lo sé.

No para mí al menos. Solo espero que exista alguna reflexión por parte de los evaluadores y de las autoridades, y realmente deseo que ningún estudiante jamás tome como referentes estas cualidades; son futuros productores de contenidos radiales y televisivos los que están formando. Están formando futuros formadores de opinión, responsables de los contenidos que serán oídos por el resto de la ciudadanía.


Por último, quisiera solicitarle a la persona que lea este correo, si pudiera responderme para al menos saber que fue recibido. Gracias.

A.

4 comentarios:

Lucia Godoy dijo...

Hola queria saber mas alla de la bibliografia obligatoria que se pide,que hay que tener en cuenta para el examen de la carrera de produccion y direccion del iser

Anónimo dijo...

Muy buena carta, Para que los ingresantes podamos tener en cuenta. Hay temas en los que estoy de acuerdo y otros en los que no.
El tema de la Música Clásica, me parece que esta dentro de lo que ellos llaman como Historia del Arte (Lamentablemente es así) y quizás el tema de ¿Cuando tenes la entera libertad para componer una imagen, la composición dirías que es
a) por diseño
b) por disposición
c) por selección?”

Tiene que ver, claramente con el tono de como has contestado tu respuesta verbalmente. porque si hubiese sido acompañado (Verbalmente) con la bibliografía, habría manera de retrucar...
Es un simple comentario a tu carta. que te super agradezco haberla compartido.

Anónimo dijo...

La verdad es que me sorprendió! Sabía que era realmente difícil, lo digo porque yo el año pasado rendí el examen, lo desaprobé y no pasé a la entrevista, pero no sabía que te bochaban de esa manera, porque es obvio que desaprueba a la gente constatemente porque solamente tienen un cupo de treinta personas, lo cual me parece muy discrimitativo por que todos tenemos derecho a estudiar lo que nos gusta. Este mismo año, en el próximo mes me voy a presentar nuevamente a rendir el ingreso, pero igualmente me anoté en la privada por si rindo mal otra vez, y con esto que contaste, con más razón aún.

Agus Carp dijo...

Hola, tendrias algun modelo de examen? O el formato de las consignas que toman? Por favor, gracias

Publicar un comentario